Medicina personalizada

A cada paciente su tratamiento

Medicina personalizada

Arthrotest es el primer test genético en saliva para conocer la predisposición genética del paciente a sufrir una artrosis de rodilla de evolución rápida

Para Bioibérica el tratamiento para la artrosis es importante pero también estamos haciendo una fuerte apuesta por la investigación en medicina personalizada, es decir, por desarrollar productos que utilicen la información genética y/o ambiental de un paciente para diagnosticar, prevenir o tratar la enfermedad. 

ARTHROTEST

Bioibérica ha desarrollado el primer test de ADN para predecir la evolución de la artrosis de rodilla con un análisis de saliva. Esta herramienta, que identifica determinadas alteraciones genéticas asociadas a la progresión de la artrosis, sirve para identificar a los pacientes con peor pronóstico, personalizar su tratamiento y predecir el riesgo de implantación de prótesis, suponiendo un ahorro en el gasto sanitario.

¿Qué es?

Es el primer test genético en saliva que permite conocer la predisposición genética del paciente a sufrir una artrosis de rodilla de evolución rápida.

¿Para qué sirve?

Para tomar conciencia de cómo evolucionará la enfermedad y para poder diseñar y recomendar un tratamiento específico y personalizado para cada paciente, desde las primeras etapas de la artrosis y, mejorar así, su calidad de vida.

¿Cómo funciona?

En la consulta del médico, se toma una muestra de saliva de la boca del paciente. Después, en el laboratorio se extrae y analiza el ADN para detectar si existe alguna predisposición genética a sufrir una artrosis de rodilla de evolución rápida. Al cabo de unos días, el médico recibe un informe de resultados que clasifica al paciente en un grupo de riesgo genético.

¿Quién se lo puede hacer?

Cualquier persona que ya esté diagnosticada de artrosis de rodilla.

¿Dónde se puede conseguir?

En la consulta del especialista.


PROYECTOS EN FASE DE INVESTIGACIÓN 

Otro proyecto es un test de ADN también a partir de una muestra de saliva, que podría permitir pronosticar el riesgo de sufrir fracturas relacionadas con la osteoporosis en mujeres postmenopáusicas.

También estamos desarrollando biomarcadores en artrosis. Los biomarcadores podrían servir para hacer un diagnóstico precoz de la artrosis, para detectar el perfil de los pacientes con peor pronóstico, para seguir la evolución de la enfermedad y para comprobar la eficacia de un tratamiento.