Ácido Hialurónico

Ácido Hialurónico

Fármaco de Acción Sintomática Lenta para la Artrosis

Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico es un glicosaminoglicano no sulfatado formado por repeticiones del disacárido N-acetilglucosamina y N-ácido glucurónico. De textura viscosa, existe en el líquido sinovial, humor vítreo y tejidos conectivos de numerosos organismos. En seres humanos destaca su concentración en las articulaciones y la piel. En un hombre medio de 70 kilogramos de peso puede haber una cantidad total de 15 gramos de ácido hialurónico en su cuerpo, y un tercio de éste se degrada y sintetiza cada día. 

Está constituido por cadenas de carbohidratos complejos, en concreto unos 50 000 disacáridos de N-acetilglucosamina y N-ácido glucurónico por molécula. Esta cadena forma espirales con un peso molecular medio de 2 a 4 millones. Presenta la propiedad de retener grandes cantidades de agua y de adoptar una conformación extendida en disolución, por lo que tiene propiedades viscoelásticas. Estas propiedades se consiguen gracias al gran número de grupos OH y de cargas negativas de esta molécula, lo que permite, por el establecimiento de fuerzas de repulsión, que se conserven relativamente separadas entre sí las cadenas de carbohidratos.

Gracias a estas propiedades viscoelásticas, el ácido hialurónico actúa como lubricante biológico en diversos tejidos, entre ellos el líquido sinovial en las articulaciones. En pacientes artrósicos, el ácido hialurónico del líquido sinovial se despolimeriza, dando como resultado una disminución del peso molecular y la viscoelasticidad, aumentando la susceptibilidad del cartílago a la lesión.

Debido a sus características físico-químicas, el ácido hialurónico tiene diversas aplicaciones clínicas. El uso más extendido es en el campo de la cosmética, como agente hidratante y anti-envejecimiento. También se utiliza en cirugía plástica como biomaterial de relleno. En oftalmología se usa en cirugía ocular y como lubricante en algunas enfermedades oculares. En medicina articular se utiliza como viscosuplementador, mediante inyecciones intraarticulares, para recuperar las propiedades viscoelásticas del líquido sinovial de pacientes artrósicos. Numerosos ensayos clínicos demuestran que aporta un beneficio clínico en cuanto a reducción del dolor y mejora de la capacidad funcional de la articulación. También se aplican inyecciones de ácido hialurónico para recuperar lesiones de tejidos blandos, como tendones y  ligamentos.

Como fármaco, el ácido hialurónico pertenece al grupo M09AX: Otros fármacos para alteraciones músculo-esqueléticas (clasificación ATC -Anatomic Therapeutic Chemical Classification- de la Organización Mundial de la Salud). 

El ácido hialurónico de Bioibérica

Bioibérica produce ácido hialurónico de gran pureza a partir de crestas de gallo, disponible en diferentes pesos moleculares/viscosidades, y apto para cualquiera de las aplicaciones comerciales.

Calidades disponibles

Grados:

  • Grado farmacéutico
  • Grado oftálmico
  • Grado intraocular
  • Grado parenteral
  • Grado cosmético
  • Grado oral

Pesos moleculares:

  • Bajo
  • Medio
  • Alto

Otros productos de Principios activos farmacéuticos

CONTACTE CON NOSOTROS

ESTAREMOS ENCANTADOS DE AYUDARLE

Salud articular

Correo electrónico:
humanhealth@bioiberica.com
Teléfono:
+34 93 490 49 08
Fax:
+34 93 490 97 11