Momentos fenológicos

Brotación, floración, cuajado, maduración...

Momentos fenológicos

Los factores del estrés coinciden con los estadios como el desarrollo embriogénico, la brotación, la floración, el cuajado y la maduración del fruto

Desde la germinación de la semilla a la fase de senescencia, la planta se desarrolla vegetativamente y se reproduce, pasando por una serie de etapas que conforman su ciclo biológico. Dicho desarrollo viene enmarcado por una serie de cambios fisiológicos y metabólicos, los cuales permiten el crecimiento de la planta y la diferenciación de sus diversas estructuras, según el momento fenológico en que se encuentre. 

Estos momentos de cambio suelen ser críticos para la planta en cuanto a su susceptibilidad frente a cualquier tipo de variación en las condiciones óptimas de desarrollo. Los factores del estrés coinciden con los estadios como el desarrollo embriogénico, la brotación, la floración, el cuajado y la maduración del fruto en que la planta es más sensible por los cambios interiores complejos que padece. La entrada en estas diferentes fases viene determinada genéticamente y depende de las condiciones ambientales. 

La señal común de inicio de cada proceso es un cambio en los contenidos endógenos de hormonas, a los cuales les siguen cambios en la distribución interna de los metabolitos de la planta. Estas fases sensibles coinciden además con los estados críticos del cultivo para la obtención de una óptima producción.