¿Qué diferencia hay entre un coágulo y un trombo?

Un coágulo es bueno cuando hay daño del tejido vascular, pero es dañino si se forma en un vaso sanguíneo sano. En este caso se llama trombo. Y es la heparina el anticoagulante de elección más empleado para la prevención y el tratamiento de la trombosis, entre otras indicaciones. 

La sangre circula por nuestras venas ejerciendo importantes funciones: transporta nutrientes, oxígeno, hormonas y desechos del metabolismo celular; regula la temperatura corporal; defiende al organismo de enfermedades  y  evita su propia pérdida mediante la coagulación. 

La sangre tiene un mecanismo que permite mantenerse en estado fluido en condiciones normales y pasar rápidamente al estado sólido cuando se produce un daño en los vasos sanguíneos, como por ejemplo, cuando nos hacemos una herida. 

En ese momento, las paredes del vaso sanguíneo se contraen para reducir la pérdida de sangre y las plaquetas se aglutinan formando un tapón que evita el sangrado. Simultáneamente, empieza una compleja reacción en cascada en la que participan 17 proteínas de la sangre, que forman  una red tridimensional de fibrina que fortalece el tapón. Este proceso, que dura entre 6 y 10 minutos, cierra completamente la herida  con un coágulo de sangre. 

Pero ¿qué diferencia hay entre un coágulo un trombo?

Como hemos mostrado en el ejemplo de la herida, un coágulo es bueno cuando hay daño del tejido vascular, pero es dañino si se forma en un vaso sanguíneo sano. En este caso se llama trombo. 

Los estados de inmovilidad por un periodo prolongado de tiempo, dificultan la circulación de la sangre, y suponen el riesgo de sufrir una trombosis, es decir, de desarrollar un trombo en el interior de un vaso sanguíneo sano.

También existen determinados factores que predisponen o incrementan el riesgo de formación de un trombo, como por ejemplo, el tabaquismo, la hipercolesterolemia, la obesidad, el cáncer.

Un trombo puede desprenderse, viajar en el torrente sanguíneo hacia otros órganos, como los pulmones o el cerebro, produciendo una complicación grave, potencialmente mortal, denominada embolia. 

Y es la heparina, un principio activo farmacéutico descubierto hace cien años, el anticoagulante de elección más empleado para la prevención y el tratamiento de la trombosis, entre otras indicaciones. Cada año salva más de 100 millones de vidas.

Otras historias de Heparina

Ver todas las historias de Heparina

  • Historia
  • 16 Noviembre 2017

Cada vez es más frecuente el uso de heparina en el embarazo para evitar complicaciones tromboembólicas, abortos o retrasos de crecimiento fetal. En esta historia, Mónica nos cuenta como gracias a la heparina, pudo llevar su tercer embarazo a término.

  • Historia
  • 19 Octubre 2017

Desde su fundación en 1975, Bioibérica se ha focalizado en la producción de heparina. La empresa entendió que éste era un principio activo imprescindible para la salud humana y que era importante poder ofrecer las máximas garantías de seguridad, calidad y trazabilidad. Actualmente, una de cada cinco dosis de heparina que se administran en el mundo está desarrollada y fabricada por Bioibérica.