1. Inicio
  2. Medios
  3. Noticias
  4. Artrosis en gatos: un problema frecuente que requiere un diagnóstico diferente

Artrosis en gatos: un problema frecuente que requiere un diagnóstico diferente

15 Abr 2008
Companion Animal Health

En este estudio se observó un grupo de gatos con osteoartrosis diagnosticada para conocer los signos clínicos más frecuentes o las articulaciones más afectadas, entre otros parámetros. La manera en que afecta la osteoartrosis a los gatos está relacionada con cambios en sus hábitos de comportamiento, lo que implica que la detección y manejo de esta patología ha de ser diferente del que se realiza en perros.

que tuvieran una osteoartrosis clínica diagnosticada, para preparar un informe acerca de sus signos clínicos, cuáles eran las articulaciones más afectadas generalmente, y conocer la posible etiopatogenia en este grupo de animales. El criterio de inclusión para este estudio prospectivo fue la presencia de evidencia histórica y/o signos clínicos de osteoartrosis, junto con evidencias radiográficas de esta patología. En total se incluyeron en el estudio a 28 gatos.

A los animales se les administró un analgésico durante 4 semanas, tras las cuales mostraron mejoría en los signos clínicos. El codo (45%) y la cadera (38%) fueron las articulaciones más afectadas con mayor frecuencia. El 71% de los casos presentaban una etiología primaria / idiopática. Las alteraciones tanto en la habilidad para saltar (71%) como en la altura del salto (67%) resultaron ser los signos clínicos observables más frecuentes de osteoartrosis. El 61% de los propietarios notaron que sus gatos mejoraron estos dos parámetros especialmente tras la administración de analgésicos.

Cuando se compararon los datos al principio y al final del estudio, se apreció que hubo mejoras en la habilidad para saltar, la altura del salto, la cojera, la rigidez al moverse, y en el nivel de actividad. Los investigadores resaltan que la osteoartrosis es un problema clínico importante en gatos, pero que a diferencia de lo que ocurre en los perros, la cojera visible no es el signo clínico más común, lo cual implica que el manejo de esta enfermedad ha de ser diferente de lo que se hace habitualmente en la clínica de pequeños animales.

Para más información:
Clarke SP, Bennett D. Feline osteoarthritis: a prospective study of 28 cases. J Small Anim Pract. 2006 Aug;47(8):439-45.
www.bioiberica.com