1. Inicio
  2. Medios
  3. Noticias
  4. Bioibérica desarrolla el primer chip de ADN que determina la predisposición genética del perro a desarrollar displasia de cadera

Bioibérica desarrolla el primer chip de ADN que determina la predisposición genética del perro a desarrollar displasia de cadera

16 Mayo 2012
Healthcare

Esta nueva tecnología permite a cualquier edad del perro y a partir de una simple muestra de sangre, extraer y analizar el ADN e identificar los marcadores genéticos asociados a displasia de cadera

A partir de los resultados obtenidos con Dysgen se podrá realizar un mejor seguimiento y un tratamiento individualizado de cada perro en función de su nivel a riesgo de desarrollar displasia de cadera

BioiDysgen Bioibericabérica Veterinaria, tras varios años de investigación, ha desarrollado Dysgen, el primer ADN Chip que permite determinar a cualquier edad la predisposición genética de un perro a desarrollar displasia de cadera. Dysgen representa una importante innovación en este campo ya que detecta simultáneamente siete marcadores genéticos asociados a esta patología a partir de una simple muestra de sangre. Disponer de esta información antes de la aparición de los primeros signos clínicos, permitirá al veterinario tomar medidas con antelación que contribuyan a minimizar su desarrollo.

Desde Noviembre de 2011 Dysgen ya está disponible para Labrador Retriever y en un futuro próximo estará disponible para otras razas caninas. La displasia de cadera es una enfermedad hereditaria de carácter complejo (es decir, hay más de un gen involucrado en su desarrollo), con Dysgen se evalúan los marcadores genéticos más relevantes asociados a esta enfermedad. En el informe de resultados se indica si un perro es portador de la variante de riesgo para cada uno de ellos y mediante un modelo matemático predictivo que integra la información estos marcadores, se clasifica al animal en un grupo de riesgo: predisposición genética mínima, baja, mediana o alta a desarrollar displasia de cadera. Esta información es clave para poder realizar con antelación un tratamiento individualizado en función del nivel de riesgo de cada animal.