1. Inicio
  2. Medios
  3. Noticias
  4. Se identifican nuevos biomarcadores implicados en la evolución de los pacientes con leishmaniosis canina

Se identifican nuevos biomarcadores implicados en la evolución de los pacientes con leishmaniosis canina

17 Oct 2016
Companion Animal Health

Estos biomarcadores han demostrado tener potencial para monitorizar el tratamiento de esta enfermedad y se correlacionan con una disminución de la inflamación y del daño renal

Bioibérica, además, termina un ensayo en perros con leishmaniosis clínica tratados con Impromune®, un producto a base de nucleótidos y AHCC que resultó mejor que el tratamiento estándar

La leishmaniosis pone en riesgo de contagio a más de 350 millones de personas, siendo los perros el principal reservorio de infección para la especie humana

La leishmaniosis canina es una enfermedad sistémica provocada por el Leishmania infantum que puede derivar en varios mecanismos patogénicos que afectan a diferentes órganos, y que puede culminar en la muerte del animal. Esta enfermedad se presenta de forma endémica en las regiones de la cuenca mediterránea, África, Asia, América del Sur, lo que la convierte en una zoonosis (enfermedad que se transmite de animales vertebrados a personas) que pone a más de 350 millones de personas en riesgo de contagio, siendo los perros la principal fuente de parásitos que contagian a seres humanos.

Investigadores de la Universidad de Murcia en colaboración con el departamento de I+D+i de la división de Salud Animal de Bioibérica, han llevado a cabo un estudio en el que se analizaban por primera vez los biomarcadores de estrés oxidativo CUPRAC (cupric reducing antioxidant capacity) y tiol en perros con leishmaniosis. Los investigadores pudieron comprobar que, tras un tratamiento exitoso, los niveles séricos de estos dos marcadores aumentaban de forma significativa, junto con los de paraoxonasa 1. Además de representar una disminución del estrés oxidativo, estos cambios se correlacionaron con una disminución de la inflamación y del daño renal.

Para llevar a cabo el estudio se seleccionó a un grupo de perros que había contraído leishmaniosis de forma natural, a los que se analizó antes de comenzar, y a los 30 y 180 días de tratamiento. El tratamiento que se les suministró es el considerado como estándar y consiste en una combinación de antimoniato de meglumina y alopurinol.

Los autores del estudio destacan que estos hallazgos, publicados en la revista Comparative Immunology, Microbiology and Infectious Diseases, son especialmente relevantes ya que podrían aportar nuevos parámetros para monitorizar el tratamiento de la leishmaniosis canina. Los signos clínicos de la leishmaniosis pueden ser varios y diferentes, e incluso pueden llegar a no presentarse en estados subclínicos, por lo que el hallazgo de esta investigación puede resultar clave para determinar la respuesta al tratamiento en cada paciente.

Además, Bioibérica terminó recientemente un ensayo en perros con leishmaniosis clínica tratados con Impromune®, un producto a base de nucleótidos y AHCC desarrollado por Bioibérica. Al combinarlo con antimoniato de meglumina, los resultados clínicos fueron mejores que con el tratamiento estándar y también se evitó la aparición de ciertos efectos secundarios asociados a alopurinol. Estos resultados fueron presentados en el último congreso del European College of Veterinary Internal Medicine (ECVIM) en Goteborg, y serán también presentados esta semana en el Southern European Veterinary Conference (SEVC) en Granada. En este último evento, este trabajo ha recibido el premio a la mejor comunicación libre del congreso.
 

[1] Rubio, C. P., Martinez-Subiela, S., Tvarijonaviciute, A., Hernández-Ruiz, J., Pardo-Marin, L., Segarra, S., & Ceron, J. J. (2016). Changes in serum biomarkers of oxidative stress after treatment for canine leishmaniosis in sick dogs. Comparative Immunology, Microbiology and Infectious Diseases49, 51-57.